Poco a poco todo se detiene, empezando por el mismo gobierno que no toma ninguna medida sensata para comenzar a superar esta crisis; el gobierno más negado que nunca aceptará la realidad ni la afrontará, deja todo en el campo político, manda al TSJ, convertido en tribunal del partido, a bloquear cualquier ley o reforma de las mismas, anulando al parlamento, no solo afecta al país sino también la credibilidad del gobierno y su poca popularidad. Y en eso se encuentra con el CNE, retrasando lo más posible cualquier elección, porque saben su suerte, saben que la MUD, aun con todas sus divisiones, podría recoger las firmas necesarias en pocos días, tal vez en un solo día, el 6-D fueron ocho millones de votos.

Entonces en este bloqueo político, la crisis se profundiza y nos hunde más abajo, los servicios no dan para más y poco a poco se paraliza el país, la falta de agua deja a miles de niños sin ir a la escuela, “el ahorro” energético reduce la jornada de trabajo en la administración pública y deja al sector comercial y empresarial con unos horarios insostenibles y esto se suma a la inseguridad, las constantes multas/ vacunas, la falta de divisas para importar o producir, la quiebra es inminente para muchos y el desempleo seguro. La falta de servicios y de insumos médicos deja a clínicas y hospitales en cierre. Y la falta de recursos apaga las luces en los recintos universitarios.

Y sin luces, el país está condenado al fracaso…

La parálisis que comienza con el gobierno, con Maduro, se expande por todo el país, cubre a todos los sectores incluyendo a la misma MUD; la sociedad, si es que aún se le puede llamar así, se encuentra paralizada. ¿Qué hacer?…

Un primer paso; como muchos conocen a los sucesos del pasado 19 de Abril de 1810, viene con las ideas, con las luces. Imaginar el país que queremos, como deseamos que sea y cuáles deben ser nuestras acciones para tenerlo.

Tal vez la falta de proyecto de país dentro de la oposición, viene, porque la mayoría de los venezolanos no se imagina cómo debe y quiere que sea Venezuela en los próximos 10, 20 y/o 30 años y una idea sólida para el futuro de la nación; no existe un país en el imaginario colectivo, ese es el primer paso que debemos realizar. Los debates se deben realizar, tanto qué hacer para salir de la crisis, como qué hacer después. Los debates deben ser sobre todo, el tipo de Estado e instituciones que queremos, cómo deber ser la economía, la educación, la industria petrolera, las empresas básicas y el desarrollo de los sectores.

Si no se dan estos debates y ni siquiera se realiza una idea dentro de la sociedad venezolana, el país irá a la deriva como lo ha hecho en la mayoría de su historia, estará desprotegido y al alcance de otro grupo de resentidos que se aferrarán a toda costa al poder para llevar a la nación de nuevo al fracaso.

Se saldrá de la crisis y cambiará el gobierno, pasará el chavismo a la historia y estos 17 años, pero ¿Cuál es el plan después de todo? ¿Qué van a plantear los líderes políticos a sus votantes? y ¿Qué va a exigir la población?