Muchos son los venezolanos que anhelan esos tiempos donde ir al mercado era como un paseo, solo preocupaba que tan larga era la cola para pagar los alimentos y productos, esa cola no pasaba de diez carritos de mercados llenos, los venezolanos sin duda alguna extrañan esos días.

Actualmente nuestro país vive una de las peores crisis económicas de su historia, podríamos decir que estamos pasando por esta situación desde hace 3 años, primero fue el papel y luego poco a poco los productos básicos y los alimentos fueron desapareciendo, aunado a esto los altos precios de cualquier cosa que se vaya a comprar, sin duda esta crisis ha incrementado la brecha que separaba a los pobres de los ricos, asfixiando progresivamente y con cada vez más fuerza a la clase media alta y baja. Niveles de escasez nunca antes visto, donde algunos analistas comparan con la misma situación por la que afrontaba nuestro país en esa larga guerra federal, parece ser que lo único que importa para el ejecutivo es mantenerse en el poder dándole la espalda totalmente al pueblo venezolano, haciéndose de oídos sordos a las demandas del pueblo.

Este domingo se realizó la apertura de la frontera colombo venezolana desde las 6 am hasta las 6pm, aunque se reporta que algunos GNB comunicaban a las personas que debían retornar a Venezuela antes de las 2pm, debemos hacer énfasis en que la frontera no se abría desde hace ya algún tiempo, se habla de que 20 mil personas aproximadamente cruzaron la frontera para adquirir productos y alimentos en Cúcuta, las personas que pudieron cruzar la frontera regresaban a Venezuela con bolsas llenas de productos, cosa que en nuestro país estamos lejos de volver a experimentar.

El gobierno se niega a tomar cartas en el asunto, el Presidente no logra concretar nada de lo que dice, solo vemos cadenas donde dialoga con empresarios que parecen ser ficticios, ya vamos pasando la mitad del año y no se ve ningún aspecto positivo, luego del decreto de emergencia económica que impuso Nicolás Maduro a la Asamblea Nacional, pura retórica barata y conspiraciones imaginarias es lo que ve el venezolano casi a diario en la radio y televisión, cuando hay cadena nacional, casos como la apertura de la frontera donde los venezolanos cruzaban desesperadamente para comprar comida dejan en evidencia lo grave que esta nuestro país, donde el salario se gana en Bolívares, pero los gastos son en Dólares americanos, una economía totalmente distorsionada, donde día a día solo pierde el pueblo venezolano.

La crisis económica se acrecienta con el pasar del tiempo, los precios y la escasez aumentan a diario, la mayoría de los venezolanos no confía o cree en el gobierno nacional, esta crisis sin duda golpea los niveles de gobernabilidad que pueda ejercer Maduro al país, donde día a día su legitimidad de desempeño disminuye estrepitosamente haciendo que esté más cerca de la ingobernabilidad, donde final y peligrosamente estallará en una explosión social que sin duda ningún venezolano quiere que suceda. Maduro no escucha, al país le da la espalda, lo cual pueda que pase factura por la vía que sea, mientras tanto los venezolanos siguen sobreviviendo.