En nuestra vida cotidiana nos enfrentamos a situaciones que ameritan que adoptemos estos conceptos para poder realizar diferentes facetas como seres humanos, tanto en el ámbito amoroso y amistoso como profesional y empresarial. Podemos pensar que cuando hablamos de grupo o equipo, estamos hablando de lo mismo, pero no es así, estos son conceptos semejantes pero su significado es completamente diferente cuando detallamos la dinámica en la que consiste cada uno.

Podemos deducir que, en un significado general, ambos conceptos hacen referencia a una entidad social formada por varias personas y a partir de ahí emprenden diferentes rumbos, ya que desde ese punto en común se pueden estructurar dos perspectiva de interacción social distintas. A continuación veremos como es grupo vs. equipo y los rasgos más resaltantes de cada uno:

Rasgos de un grupo:

Dentro de una empresa, la meta puede ser que un grupo trabaje para convertirse en un verdadero equipo, que es sinónimo de fuerza y de productividad.

Dentro de una empresa, la meta puede ser que un grupo trabaje para convertirse en un verdadero equipo, sinónimo de fuerza y de productividad.


Es necesaria la presencia de un solo líder: Para formar un grupo hay que identificar un líder fuerte y darle libre desempeño para que reclute a los miembros, formule el objetivo principal, la forma de trabajo y lleve adelante la toma de decisiones. Los individuos en el grupo deben estar comprometidos con el enfoque y objetivo de este líder, el grupo lo debe respaldar en la toma de decisiones y confiar en su liderazgo.
Un punto de vista predominante: El grupo trabaja bajo un solo punto de vista proveniente del líder quien puede estar dispuesto a conocer propuestas e ideas distintas formuladas por el resto de los integrantes pero solo él puede decidir si aplicarlas o no.
Su creación es más fácil: Los grupos son más fáciles de crear que los equipos. Cuando las decisiones y la forma de trabajo y los procesos ya están determinados se hace más fácil conformar un grupo ya que todos saben que debe hacer antes de comenzar y deben estar preparados para ello.
La responsabilidad es individual: Como un grupo está en un entorno similar, cada uno realiza su función sin que el trabajo de uno dependa del otro. La responsabilidad del grupo radica en cada individuo, no es compartida.
Tienen metas individuales para llegar al objetivo predeterminado: En un grupo, cada uno se marca las metas a nivel individual, la colaboración con el resto de las personas es una decisión personal, los profesionales en un grupo tienen por lo general formaciones similar y desempeñan funciones semejantes, pero ninguna debería depender de la otra para ser realizada.

Rasgos de un equipo:

El líder es una figura de motivación no de imposición: En el seno de un equipo existe un líder que actúa como referente y una fuente de motivación para todos los integrantes de ese equipo que encuentran en el líder un guía y un punto de apoyo fundamental. El rol del líder es guiar de una forma asertiva, pero también motivar al equipo para reforzar el pensamiento positivo en los momentos de desánimo.
Diferentes punto de vista: persisten diferentes puntos de vista y las decisiones se realizan por consenso, en un equipo se busca el bien colectivo por encima del bien individual.
Complementariedad de funciones: cada trabajador tiene una formación específica y deben existir normas que propicien la coordinación, cuando una persona desempeña un puesto de trabajo en un equipo asume el compañerismo como una norma básica de su desempeño profesional. Cuando experimentan algún conflicto con uno de sus miembros, hablan directamente con ese individuo en vez de hablar con el supervisor. Cuando un miembro no trabaja dentro del nivel requerido, el equipo soluciona el problema.
Responsabilidad compartida: El mal trabajo de uno repercute en el resultado general, mientras que el buen trabajo realizado a nivel individual también influye en el equipo. De ahí que la satisfacción de las metas conseguidas sea colectiva y la desilusión por los fracasos alcanzados también se sobrelleve mejor en conjunto. El equipo sostiene la responsabilidad de sus miembros.
Los objetivos los definen ellos mismos: El equipo identifica y alcanza consensos sobre sus objetivos y como los llevarán adelante. Los miembros tienen habilidades y competencias que complementan el propósito del equipo. No todos los miembros tienen las mismas habilidades, pero juntos son mejores que la suma de sus partes.
Un objetivo en común: Un equipo muestra a un grupo de personas que forman parte de un objetivo en común, es decir, están orientadas a una meta en concreto. De esta forma, al haber un objetivo común existe una sensación de unidad en el equipo y una concentración de la atención en un mismo punto.

Son dos modelos que sirven dependiendo del proyecto que se quiera llevar a cabo y de cuántas personas colaboran en él, los expertos en el tema dicen que la cantidad de miembros ideal para un equipo está entre 7 y 12 personas, con menos que eso cada miembro puede resultar indispensable y difícil de reemplazar y con más que eso se requiere de una estructura mucho más compleja; mientras que la diversidad de un grupo hace difícil especificar cuál es la cantidad idónea de personas que lo pueden conformar, pero a menudo los grupos son más grandes que los equipos.

Un grupo de trabajo son dos o más individuos que trabajan en forma independiente para alcanzar un objetivo global y pueden o no trabajar uno al lado del otro en el mismo departamento. Los comportamientos, formas de trabajar, responsabilidad y liderazgo en un grupo son muy diferentes a los de un equipo de trabajo, que es un pequeño grupo de personas con habilidades complementarias que están comprometidos con un objetivo en común y una forma de trabajo que sostiene la responsabilidad de cada uno.

Dentro de una empresa, por ejemplo, la meta puede ser que un grupo trabaje para convertirse en un verdadero equipo, que es sinónimo de fuerza y de productividad para lograr lo que se espera de él, se debe tomar en cuenta, porque es un caso donde un concepto puede evolucionar en otro con un carácter mejorado y más deseable, pero esto no significa que uno sea mejor que el otro, cada modelo sirve para determinados propósitos y se puede ajustar a las necesidades y objetivos que tenga la organización o la persona que haya decidido aplicar este modelo de trabajo en su emprendimiento.

En resumen, a continuación les presentamos los puntos más destacados que diferencian a cada forma de trabajo, seguro una de ella les ayudará a desarrollar su emprendimiento, porque es más fácil y productivo trabajar en conjunto con un mismo objetivo que hacerlo solo:

volare