Desde hace ya algún tiempo varios economistas y órganos, como el Fondo Monetario Internacional, han mostrado cierta preocupación por las debilidades de la economía China; desde mediados de junio la bolsa de Shanghái ha caído constantemente, provocando la perdida de billones de dólares de los inversores y los temores de una crisis financiera se agudizan.

Con las reformas económicas impulsadas por Deng Xiaoping en la segunda mitad de la década de los 70`; la economía china creció de forma constante hasta convertirse la segunda economía mundial y pisándole los talones a la economía Norteamérica, se convirtió en un mercado prioritario para los metales y las materias primas a nivel global hoy ese crecimiento no es el mismo, desde la crisis mundial de 2008, la economía china desacelero el crecimiento; pero el aumento de algunos sectores como la infraestructura y el consumo fue visto como una oportunidad para la inversión.

La ahora continua desaceleración de China y la inestabilidad de la bolsa han preocupado a algunas agencias económicas y esta crisis se podría ver como una hermana de la crisis de Wall Street de 2007- 2008 y la crisis del Euro. El sistema financiero ha creado mucho crédito y prestar al ritmo que van los bancos en China ha producido que los deudores no puedan pagar sus obligaciones y de allí al colapso no hay nada.

Desde 2013 el presidente y primer ministro Xi Jinping y Li Keqiang, respectivamente, han impulsado reformas económicas que pretenden dar un giro hacia un modelo con mayor demanda interna y sector privado, pero habrá que ver si estas reformas han dado en el clavo o empeorado la situación.

China se ha convertido en un gran aliado de América Latina y en la última visita del primer ministro chino a América Latina buscaba afianzar la influencia China en la región, se concretó un plan de inversión de 250.000 millones de dólares que el gigante asiático pretende invertir en los próximos diez años en la región. ¿Cómo podría afectar una posible crisis de China a la región? – Después de la desaceleración los commodities se fueron a la baja y ahora algunas economías latinoamericanas han tenido que ajustarse el cinturón, para poder cumplir sus objetivos y no afectar el crecimiento que tuvieron en la década pasada y principios de esta.

El gigante que antes parecía que se comería al mundo, enfrenta grandes dificultades, que el gobierno debe solucionar lo antes posible de la mejor manera, por ahora no se sabe qué tanto podría una crisis china afectar a la economía mundial, lo que sí sabemos es que afectará a todos.

La mayoría se centran en Europa y lo que podría pasar con la crisis griega, pero no hay que dejar de lado lo que pasa en China y sus posibles consecuencias en nuestra vida.